Enrique Pérez Díaz

Enrique Pérez Díaz
(La Habana, 1958). Este polifacético creador ha abordado la literatura para niños desde todas las perspectivas. Como ensayista, su obra ha sido publicada en los principales medios impresos de su patria, Colombia, Argentina y México. Conferenciante, ha recorrido Europa y América, en muchas ocasiones también como cuentacuentos. Aunque sus cuentos y poemas para niños transcurren en el mundo de hoy, Enrique siempre apuesta por la imaginación y la fantasía. Posibilitador de imposibles, sus muchos libros describen el poder que las hadas otorgaron a este isleño para convertir la tierra firme en un mundo dúctil de sueños. Es director de la Editorial Gente Nueva. Vive en La Habana. (María García Esperón)

Los que escriben para niños...

Los que escriben para niños...
Entrevistas de Enrique Pérez Díaz a autores de LIJ. Columna en Cubarte

Seguidores

Archivo

Páginas vistas en total

Archive for 2013

Un equipo diferente para un Congreso distinto.



Fuente: La Jiribilla

Por esos azares de la vida, en 1993 me hicieron miembro del Comité Cubano del IBBY, capítulo nacional del International Board on Books for Young People. No niego que aquello me tomó de sorpresa, pues ese mismo año me eligieron Presidente de la Sección de Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), donde estuve por tres lustros. De pronto, a mis 35 años, me veía “atrapado” en una red literaria de la que antes había sido un proscripto. Era una época dura y por mi inmadurez me vi siguiendo casi a la fuerza y sin mucha fe —lo confieso hoy con pesar— a Emilia Gallego Alfonso, quien, aunque al principio fungía de Vicepresidenta del Comité, llevaba toda la iniciativa de hacer unos encuentros iberoamericanos de LIJ que fueron convocando a personas y personas de cualquier parte del mundo. Esos encuentros se convertirían en 1999 en el Primer Congreso de Lectura Para Leer el XXI. ¡Cuántos amigos que ya son polvo de estrellas acudieron a aquella hermosa cita en el CENCREM entonces! ¡Cuántos amigos nos ha dado el IBBY y sus congresos a lo largo de estos años! Pero también nos ha ofrecido una gran lección.

Tag : ,

El terrible sobrino visita a la tía misteriosa


El terrible sobrino visita a la tía misteriosa
Enrique Pérez Díaz
Ilustraciones: William Ramírez Consuegra
Editorial Verbum. Madrid. 2013


Aventuras, suspense, evolución espiritual, ideas y poesía. Humor. Amor. Universalidad. Cubanía. Un niño de todos los tiempos, Felipe, es prácticamente abandonado por sus padres -que aducen razones laborales y de mejora en "el extranjero"-y dejado entre sus bultos de equipaje en la misteriosa Villa susurros, habitada por María Angélica, su tía bisabuela y una corte de gatos negros.
Maestro de todos los géneros, Enrique Pérez Díaz homenajea en estas páginas a los grandes escritores que han hecho de los personajes infantiles la metáfora del paso del hombre en el mundo. Ecos de Twain, de Dickens y de Andersen se evocan en  El terrible sobrino visita a la tía misteriosa, novela de inteligencia y sensibilidad, donde el autor retoma su propia vida de niño que habita la ausencia con palabras y sus propias constantes, inherentes a su país y a nuestros países: la partida de la gente "al extranjero" en busca de "mejores" condiciones y el abandono de lo esencial: el niño, el anciano, la promesa y la raíz. Estos arrancamientos, paradójicamente, hacen que el abandonado cumpla su destino de cuento: crezca y se forje, aprenda a nadar -como Felipe- y descifre el sentido de la naturaleza y de los objetos aparentemente viejos y despreciables que lo rodean.
Aparentemente, porque tía y sobrino se funden en el mismo misterio en esa Villa susurros llena de pasado y de incienso, de gatos y de alfabetos. Componen una misma mirada que sabe ver lo que los demás no pueden. Tía y sobrino remontan el mito de la caverna platónica y por su asociación mistérica se adueñan plenamente de su mundo,  y a vuelta de las páginas vienen a decir a los lectores que aquello que cree una sociedad alienada en oropeles y frivolidad no es más que sombra, oscuridad, penumbra y tiniebla, como los nombres de los gatos de María Angélica que pasan sigilosos entre los renglones de la novela para enredarse en nuestros pies y mirarnos con sus ojos dorados y preguntarnos si comprendemos.
Lectura de múltiples niveles, El terrible sobrino... emocionará a los chicos con la trama policíaca, halagará a los nostálgicos del vaudeville y la opereta con el recuerdo delineado de las glorias artísticas de María Angélica, deleitará a los pescadores de perlas de poesía en el mar de la prosa y apuntará de todos la mirada hacia los valores trascendentes de la existencia, porque...

¿Sabes lo que significa vivir con alguien tan anticonvencional, que no se preocupa por exigirte nada sino que te enseña a razonar y opinar sobre las cosas más trascendentes de la vida, que cuando puede pesca  a la orilla de la playa caracoles, viejos maderos de buques piratas, sueños y atardeceres o siempre anda buscando el rayo verde que se esconde al ponerse el sol?

El terrible sobrino visita a la tía misteriosa fue premio en Cuba en 2002. En 2013, la editorial española Verbum lo pone a disposición de los lectores en la península y en el mundo a través de una edición electrónica que invitará a cada vez más  lectores a ese universo llamado Enrique Pérez Díaz.

 María García Esperón

Leer es una ventana: Enrique Pérez Díaz en el Congreso Internacional de Lectura La Habana 2013

Enrique Pérez Díaz. Foto: Olimpia Chong


Fuente: La Jiribilla. Revista de cultura cubana


No sé bien por qué, pero desde siempre, los libros se me han antojado una ventana, precisamente aquella ventana que se me abre insidiosa y promisoria y me hace mirar allá adentro de ellos de manera constante y reiterada, esperando —o no esperando, quién sabe— encontrar algo diferente cada vez que me asomo a ella como espacio de infinitud y sorpresa.

El libro me inspira libertad.

La ventana me da libertad.

Libro-Libertad-Ventana.

Enjundiosa combinación de palabras de significados contrastantes, pero, de alguna manera, tan relacionados entre sí por un algo raro, que aún no soy capaz de definir ni comprender.

Tuve una infancia llena de libros y de ventanas. De ventanas que se me cerraban al aire, a las voces provenientes de la calle, al susurro de amigos invitándome a escapar ventana o puerta afuera para irme a jugar.

Una infancia llena de libros que, como ventanas, se me abrían sugerentes y amigos. De libros que eran el entretenimiento, la aventura y el inigualable placer de jugar a ser uno y muchos personajes a la vez...

Sin era y jamás: un CD en vivo en La Habana


El 12 de octubre de 2013, en Alamar y en La Habana, nos reunimos Enrique Pérez Díaz, su esposa Galia, su hijo Anduin y nuestros amigos William y Jorge Luis Peña Reyes, en una comida inolvidable (enriquecida y galiciosa, dijo Jorge Luis) que culminó con la grabación -con un teléfono móvil- de los 17 poemas del recital Sin era y jamás, que hacía horas habíamos ofrecido en la Librería El Cochero Azul, en la Editorial Gente Nueva. 

Sin era y jamás es una selección de los cientos de poemas en los que, a partir de 2011 y hasta la fecha, Enrique y yo hemos compartido nuestros amores  imposibles y el mutuo gusto por hadas y dragones, cuentos y leyendas en un diálogo sin tiempo y sin final... porque el amor  nunca termina de decirse por completo. (MGE)

1. Amanezco


2. Quién enciende



3. Alma del arquero



4. El príncipe Hielo



5. Eres viento en la mirada



6. El castillo de mis sueños



7. La puerta



8. Dicen que soy poesía



9. Alma de pez



10. Ocaso


11. La princesa Suspiro



12. Nada se explica



13. Mi amor es mi verso



14. Deja un beso



15. Oración



16. Cuando algo empieza


17. Termina algo

Consigo lleva la música



A M.G.E.
Juglaresa y alma gemela.



Consigo lleva la música,

la lleva toda consigo...

en un baile de poemas

con la noche por testigo...


Consigo se lleva el alma

de quien le escucha cautivo

se la lleva lejos, cerca la lleva

y el universo, testigo...


Consigo duerme el silencio,

a la hora del hastío,

pues lo sabe vestir de oro

de menta verde y romerillo.


Consigo se lleva el alma

de quien le escucha cautivo

se la lleva lejos, cerca la lleva

como un abrazo de amigo.


Consigo viaja en un canon

la balada del amigo,

canción de amores y dudas,

o de infinito y olvido.


Consigo lleva la música,

la lleva toda consigo...

en un baile de poemas

con la noche por testigo...


Consigo un alma gitana

que pasea su destino,

consigo la luna lunera

y un Sol amante y esquivo...


Consigo lleva la música,

de quien le escucha cautivo.

Consigo duerme el silencio,

como un abrazo de amigo.

"Saber sobre qué raíces tan profundas nos estamos levantando". CUBARTE

María García Esperón: “Saber sobre qué raíces tan profundas nos estamos levantando”

Por: Susana Méndez Muñoz
Fecha: 2013-10-16
Fuente: CUBARTE

Foto: CUBARTE


María García Esperón es una reconocida escritora mexicana que se encuentra en Cuba invitada por la Editorial Gente Nueva, en la sede de la cual sostuvo un encuentro con un grupo de niños que presentaron su arte para ella.

Esta escritora estudió Ciencias Humanas en la Universidad del Claustro de Sor Juana y realizó estudios de Letras Clásicas en la Universidad Nacional Autónoma de México, así como de griego antiguo y moderno, latín, náhuatl y árabe; domina además el inglés, el francés y el italiano.

María García Esperón, que antes fue periodista, se inicia en el camino de la literatura con la novela El disco del tiempo, con la que obtiene en el año 2004 el Premio Barco de vapor, otorgado por Ediciones SM y CONACULTA.

Luego, en el 2005, ganó el Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños convocado por la Fundación Letras Mexicanas y el Fondo de Cultura Económica por su poemario Tigres de la otra noche, que constituye un homenaje a los héroes y autores de la literatura infantil y juvenil. Este título recibe en el 2007 el Premio al Arte Editorial que otorga la CANIEM (Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana).

En ese mismo año recibe el Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Norma Fundalectura por su novela Querida Alejandría, que recupera el personaje de Cleopatra Selene II, la hija de Marco Antonio y Cleopatra, para reconstruir su historia y hacerla próxima al interés y sensibilidad de los jóvenes del siglo XXI. Esta novela fue incluida en la lista White Ravens 2008, de la International Jugendbibliothek, presentada en la Feria del Libro de Bolonia.

Ha escrito además los poemarios infantiles Sombraluna (2008) y Aires de Don Aire (2009); el libro de relatos Las cajas de China (2007) y en el año 2009 Mi abuelo Moctezuma, que fue publicado en España; en el 2010 Berenice, la sirena y el pasado año Copo de Algodón.

María reside en la Ciudad de México y privilegia la poesía por encima de cualquier género literario, “ese algo alado, liviano y sagrado”.

Desde muy niña se fascinó con las ruinas de sus antepasados, “con esa riqueza arqueológica incalculable que no tiene ni el reconocimiento ni la protección que merece y esa es mi cruzada, saber sobre qué raíces tan profundas y llenas de humanidad nos estamos levantando”.

¿Cuál es el motivo de este su primer viaje a Cuba?

Es la primera vez que visito Cuba, pero es un encuentro largamente preparado y anhelado entrañablemente desde el 2009 en que conocí al poeta tunero Jorge Luis Peña Reyes y nos hicimos muy amigos; posteriormente, en el 2011, entablé contacto con Enrique Pérez Díaz en un encuentro de poesía para niños que tuvimos en León, España.

En esa ocasión yo le pedí a los participantes que enviaran un saludo poético y el que Enrique envió fue absolutamente maravilloso, era un poema al otro lado del espejo y desde ese momento no hemos dejado de relacionarnos; no hemos dejado un solo día de escribirnos poesía.

Yo llevo 60 blogs de poetas de lengua española que me gusta promover, y el de Enrique se llama Algo de magia, un universo llamado Enrique Pérez Díaz, basado en un poema precioso de su libro Versos al nunca jamás que ha sido editado y publicado en España; el poema dice “que rían tus ojos al verme llegar / solamente eso me podría encantar”, y entonces para hacer realidad ese poema estoy aquí.

Enrique es un autor universal desde Cuba que nos ha aglutinado a todos, que nos ha atraído, yo vengo realmente atraída por él.

¿Qué le ha parecido este encuentro con estos pequeños actores cubanos que a la vez son lectores de sus obras?

¡Lo de los niños ya fue el acabose! Escribe uno para niños y cuando ves ese sueño, esa poesía, esa idea que has tenido en la voz, en el cuerpo, en la mirada, en la fe y la construcción de los niños ya no le puedes pedir nada más a la vida.

Las flamencas: ¡de arrodillarse!; la niñita que hizo de Hada menta, ¡era el Hada menta!, no había otra, era su espíritu y todos los niños hicieron un trabajo hermoso, fue absolutamente estremecedor.



Existe otra coincidencia entre su obra y la de Enrique que es la de recrear el universo de las hadas y otros personajes mitológicos.

Él siempre ha trabajado la temática de las hadas, toda la epopeya artúrica, y la tiene asumida desde su condición de americano, pero ha sido un precursor, antes de que se pusiera de moda; yo me integro a la literatura infantil y juvenil al cumplir los cuarenta años —y comienzo siguiendo mis aficiones que son la literatura clásica, este mundo mágico— y a partir de 2009 empecé a escribir poemas de hadas, entonces escribí El Hada menta.

En ese tiempo mi correspondencia con Enrique era así: él me enviaba un poema y yo lo grababa, porque me gusta mucho recitar y se lo enviaba en MP3; pero ya perdimos la cuenta, han de ser 600 o 700. Cuando le envié El Hada menta en mi voz él escribió una prolongación que fue lo que escuchamos hoy aquí, que es la letra de Enrique en mi voz.

Hemos llegado a fundir nuestra poesía de tal manera que ya no nos acordamos quién escribió qué; desarrollamos una serie de personajes mágicos en poemas estructurados en dos partes que son, por ejemplo “La princesa suspiro, El príncipe de hielo, La princesa anhelo, El príncipe esquivo”, o sea correspondencias, viene la palabra y regresa la palabra.

Hemos podido, como creadores, identificarnos con el concepto platónico de poesía: ese algo alado, liviano y sagrado; este poder de la palabra lo hemos podido tejer y urdir y ese es el antecedente de esta presencia aquí y de cómo realmente hemos puesto sueños sobre sueños y luego con los sueños, el arte y los bailes de los niños se ha completado la experiencia.

Antes dijo que usted lleva 60 blogs de poetas de lengua española ¿Es entonces una defensora de las posibilidades que brinda Internet en materia de promoción de la literatura?

Sí, Internet es una herramienta muy poderosa, es una maravilla, pero en la actualidad yo estoy muy desilusionada porque se ha pervertido de una manera tan rápida que ni nos dimos cuenta, y ahora la gente se concentra en lo banal, en lo frívolo, los jóvenes pero los grandes también y me desanima mucho que tantas personas inteligentes se entreguen de manera acrítica a las redes sociales, y haber perdido amistades porque se fueron a Facebook diciendo que allí nos podíamos encontrar.

Pero nosotros somos la resistencia; lo vamos a usar como un medio y vamos a resistir a esta ola de banalidad y frivolidad que es el gran enemigo.



Tanto El Hada menta como su libro El disco del cielo han sido publicados en Cuba y hemos sabido que la Editorial Gente Nueva prepara para su presentación en la venidera Feria del Libro Cuba 2014, otro título suyo.

Sí, se va a presentar El disco de Troya (2006), que parte del descubrimiento de un artefacto arqueológico que relaciono con las aficiones de algunos jóvenes en torno a la iconografía satánica, ya que en la antigüedad clásica también se hallan dioses con cuernos como Minotauro, Apis, Zeus Amón, Gran Ciervo.

La editorial mágicamente ha decidido que lo ilustre Nelson Ponce, el mismo diseñador que trabajó El Hada menta y que ha hecho unas obras en blanco y negro que ameritan verdaderamente una exposición; involucra varias enseñanzas del arte contemporáneo, reelabora mitos griegos.

A este le sigue El disco del sol, que ya estoy escribiendo, pero con la experiencia cubana; Enrique es uno de los personajes y una de las escenas transcurre en el Museo Napoleónico cubano, que ayer visité.

¿Vendrá a presentar su título en la Feria del Libro?

Sí, tengo toda la intención de venir a presentar mi libro.
Tag : ,

El hada en La Habana, por Jorge Luis Peña Reyes


Milagros del Hada Menta en La Habana

Por: Jorge Luis Peña Reyes.

Con su varita 
de yerbabuena 
el Hada menta 
sale a pasear. 
M.G.E

Casi me negué a ese vaticinio que había creído mucho tiempo atrás. María García Esperón estaba en la Habana y yo a novecientos kilómetros de ella. Habíamos intercambiado cientos de mensajes para hablar de sueños, algunos cumplidos, otros por cumplir, pero éste de encontrarnos para intercambiar libros e ideas en un punto de la geografía cubana que era la editorial Gente Nueva, junto a Enrique, Galia, William y otros amigos, era un sello trascendente para nuestra amistad.

Me fui a la capital arrepentido de no haberlo hecho antes y lamentando que esas doce horas que transcurrió el viaje, fueran más que el diálogo con esta amiga. A fin de cuentas la red es solo el principio útil, hasta que los encuentros se hacen más humanos y presenciales.

Foto: Olimpia Chong

Ella llegó desde el hotel Neptuno vestida de verde. La mañana giraría en torno a su segundo libro El hada menta, que vio la luz durante la Feria del libro el año pasado. Todo fue calculado con milimétrica delicadeza.

Allí estaban las niñas de Yumié Rodríguez con su despliegue de narración y baile español que puso en el aire a muchos,en tiempo de palmas y castañuelas.


Su texto del hada abandonó el papel troquelado y se hizo música, danza, risa y amistad. Llegaron las cámaras, la televisión, los micrófonos, la gente con sus libros para que se los autografiara, llegaron los niños; en una oleada que buscaba ante todo guardar memoria de un acontecimientoliterario entre México y Cuba que ya no podría diluirse en el tiempo.Ni se sabe cuántos proyectos se gestaron en los estrechos pasillos de la editorial, cuántos sueños nacieron en esa sensibilidad que imanta y que tiene que ver más con la calidad humana que con la institucionalidad.

Enrique Pérez Días, María y Yumié Rodríguez
Foto: Olimpia Chong

Luego en la librería El Cochero azul, rodeados de hermosos y buenos libros como quisiéramos estar siempre los autores, escuchamos un diálogo poético entre Enrique y María; poemas nacidos también desde la distancia, inspirados con la complicidad de la mitología e hilvanados ahora como una sola pieza, para dejaren en el público un gusto por la lírica como deslumbró en tiempos pasados a quienes disfrutaron de los juglares. 

Ellos terminaron por aplaudirlos y agradecerles.

No hubo mejor oportunidad para presentar ante María las luchas cotidianas, los embates por destacar la sensibilidad ante los rígidos mecanismos burocráticos, que la conversación sostenida con Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro y su permanente apuesta por la inteligencia y la alta cultura.



La despedida tenía que ser de altura, así que nos fuimos al apartamento de Enrique ¡en el sexto piso de un edificio en Alamar!, donde no había casi espacio para lo que no fueran libros, reconocimientos y buenos recuerdos.Además de la visita de la autora mexicana, asistían otros que en forma de libros llegaban de todas partes del mundo,como aspirantes al premio Andersen, reconocido como el Nobel de la literatura infantil y juvenil ,encargo que comparte Enrique entre un jurado procedente de diez países.

Allí otra vez el intercambio tripartito de libros y de firmas, el almuerzo y la sobremesa a lo cubano que incluyó planes, impresiones y hasta la grabación sonora del extenso poema amatorio, como para que nada quedara en el éter o lejos del poder íntimo de la amistad. Las hadas no se jubilan, Enrique, volverán una y otra vez a la Habana para dejarnos su magia, con sabor a menta y a esperanza.

13 de octubre de 2013





Versos del recital "Sin era y jamás", 

por Enrique Pérez Díaz y María García Esperón

Enrique, María, Jorge Luis... ¡al infinito y más allá!




De cara al cielo
de frente al mar
una palabra
se echó a llorar.

Se sentía sola
sola de atar
en una almena
de soledad.

Del otro lado
en otro mar
otra palabra
en otra edad,

en una playa
blanca de sal
con alas blancas
se echó a volar

Hay un fuego aquí en mi alma
que no se apaga jamás.
Es una hoguera de sueños
imposibles de alcanzar.


Hay un fuego en la mirada
que se escapa tras tu andar.
El sentimiento de un nunca,
la promesa de un quizás.


En el espejo de mi alma
te asomaste al despertar.
En el cristal de mi sueño
estuviste, sin llegar.

En el espejo de mi alma
te dibujas sin pensar.
En el cristal de mi sueño
tu imagen, que no se va.



Encuentro con escritora mexicana María García Esperón. CUBARTE

Enrique Pérez Díaz, María García Esperón y Zuleica Romay
Foto: CUBARTE

Fuente: CUBARTE

Encuentro con escritora mexicana María García Esperón

Por: Susana Méndez Muñoz
Fecha: 2013-10-14

Un hermoso encuentro con la periodista y escritora mexicana para niños y jóvenes María García Esperón, tuvo lugar en la sede de la Editorial Gente Nueva de esta capital.

María visita la Isla por primera vez a pesar de que sus libros El Hada menta y El disco del cielo, pertenecen al catálogo de esa editorial, la cual además prepara para su presentación en la venidera Feria del Libro Cuba 2014 el título El disco de Troya, ocasión que contará con la asistencia de la autora.

En la primera parte del encuentro la compañía Sueños para contar que dirige la actriz Yumié Rodríguez, estrenó una versión de El Hada menta, y además tuvo como invitadas a las niñas bailarinas pertenecientes al grupo Danzarte, de la Casa de la Cultura de Diez de Octubre, que interpretaron una danza flamenca para regocijo de la escritora, que aunque hija de la tierra azteca, siente pasión por esta tradición española.

Luego y para un público de adultos, con la presencia de Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, García Esperón y Enrique Pérez Díaz, periodista, escritor, editor y director de Gente Nueva, brindaron un recital de sus propios poemas, los que por primera vez fueron dichos en ante un auditorio, aún antes de convertirse en libro.

Las composiciones a las que dieron lectura son producto de un intercambio que han sostenido ambos autores durante un año “separados en el espacio, pero unidos en el tiempo y en los sueños”, según sus propias palabras, a las que agregaron: “son poemas que han surgido de un común acercamiento a la literatura como ese lugar donde puede suceder la magia y donde el amor imposible puede ser posible”.

Entrevista de Enrique Pérez Díaz a María García Esperón en CUBARTE



Fuente: CUBARTE

María García Esperón: Me motiva mi amor por el misterio

Por: Enrique Pérez Díaz
Fecha: 2013-10-04
Fuente: CUBARTE

La vida está llena de sorpresas, de regalos inapreciables que a veces llegan en momentos de grandes ausencias. También la existencia nos trae revelaciones sobre nosotros mismos que, en ocasiones, vienen por boca de otros, pues los seres humanos somos como espejos del prójimo, nuestras pasiones y desvelos se transparentan en los demás y nos hacen redescubrirnos, asumirnos y renacer en una nueva confianza de que todo siempre vuelve a comenzar. Hace un tiempo, un gran amigo, nacido desde la literatura —que a veces es para mí un mundo más real que el circundante— me dio el correo de una amiga suya que se interesaba por publicar en Cuba. Nunca agradeceré lo suficiente al argentino Carlos Marianidis, el inapreciable don que ha significado la amistad de una mujer singular e irrepetible, que llegó en el momento que más necesitaba del consuelo y afecto de una presencia amiga. Toda fuego, vitalidad, iniciativa y energía, María García Esperón, nacida en tierra azteca un 7 de agosto de 1964, además de ser una de las escritoras mexicanas más galardonadas hoy día, se ha convertido en un hito creativo y humano para mí. Las preguntas de esta entrevista son más un pretexto para darla a conocer a sus lectores cubanos que para indagar yo en cuanto sé o intuyo de ella. Pero su inminente primer viaje a nuestra tierra, donde presentará con niños y jóvenes sus dos libros publicados en Gente Nueva, nos conminan a este diálogo que siempre quedará inconcluso, como así mismo son nuestros sueños y proyectos, cuya dinámica es el siempre, así como nuestro lema es: ¡el infinito!!! ¡Nuestra meta: el más allá!!!

Vale decir que en su obra publicada destacan: El Disco del Tiempo, Premio Barco de Vapor 2004; Tigres de la Otra Noche, Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2005; Querida Alejandría, Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Norma Fundalectura 2007; Soma: La tumba de Alejandro (Hillman Publicaciones. Bogotá, 2013); La perla y el dragón (Elé Zonacuario. Quito, 2013); El hada Menta (Gente Nueva. La Habana, 2013); El Duende No (Amigos de papel. León, España, 2012); La emperatriz del Reino Amarillo (Hillman Publicaciones. Bogotá, 2012); El anillo de César (Ediciones El Naranjo. México, 2012); Sibila (Hillman Publicaciones. Bogotá, 2011); El disco del cielo (Editorial Gente Nueva, La Habana, 2011); Copo de Algodón (Ediciones El Naranjo. México, 2010); Berenice la sirena (Hillman Publicaciones. Bogotá, 2010); Las Cajas de China (Hillman Publicaciones, Bogotá 2009) y Mi abuelo Moctezuma (Edelvives, Madrid 2009).


¿Existe para ti una literatura infantil? ¿Una LITERATURA? o simplemente ¿Literatura para personas?

Para mí existe una LITERATURA, así con todas las mayúsculas. Esta es sinónimo de otro mundo mejor, bello, esperanzado que desde el principio de los tiempos ha sido cifrado por seres humanos excepcionales —a veces de manera individual, a veces colectiva— en ese arquetipo llamado libro. Y desde ahí irradia tanto oro que atrae a los niños y a los adultos para derramar sobre ellos sus dones.

¿Qué piensas de la infancia?

Que es el manantial del hombre. Y que es más infancia que nunca cuando es descubierta desde la perspectiva adulta, cuando yo adulto, mediante una introspección o mediante un milagro, encuentro al niño que fui, con sus capacidades intactas, con sus sueños relucientes, con su hambre de belleza y de misterio, con su fe.

En tu concepto ¿los niños y niñas leen hoy día más o menos que antes?


Leen de manera diferente. Los niños, los jóvenes ya son todos nativos digitales. El espacio que antes llenaban los libros hoy está tomado por las pantallas. Toda revolución tecnológica tiene sus bajas y sus victorias, y entre lo bueno, esta que hemos vivido ha aportado la lectura del hipertexto que posibilita hacer conexiones que antes eran impensables. Yo fui una niña devoradora de libros, en los setenta. Si hubiera existido Internet entonces yo hubiera leído 10 veces más libros.

¿Nació gracias a tu medio familiar tu deseo de ser escritora?

Creo que nací con ese deseo, forma parte de mi genoma. Y sí, mi familia, era lo que podemos definir como gente-libro o gente del libro. Mi abuela era poeta y lectora formidable, escribía versos en los libros, al terminar de leerlos, eso me impactaba mucho. Para mi madre, la felicidad más alta era la lectura.

¿Qué piensas del tono que deben tener las historias para niñ@s?


En lo personal, a mí me fascina el tono poético, por ejemplo, el que emplea Alejandro Casona en su Flor de leyendas, la prosa de Andersen, los cuentos de Oscar Wilde. Esas expresiones fragantes que se quedan grabadas en el alma de los niños. Una especie de lenguaje sagrado que vaya develando a los niños los paisajes del espíritu humano.

Se suele decir que en cada libro que se escribe va un gran porcentaje de la personalidad de su aut@r. ¿Eres tú parecida a alguno de los personajes de tu obra?

Yo he establecido con algunos de mis personajes una relación de maestro-discípulo en los dos sentidos, ellos me enseñan y yo les enseño, aunque las más de las veces son ellos quienes me revelan esas verdades que voy buscando y que por mí misma no podría encontrar. Los necesito para crecer espiritual, intelectual, emocionalmente. Claro que la mayoría de los personajes de mis obras son históricos. Escribiendo voy a su encuentro. Puedo preguntarles, despertarlos, reclamarles si es el caso, consolarlos y abrazarlos. En respuesta más directa a tu pregunta, te diré que al personaje principal de la novela Sibila que no es histórico sino legendario, le di mi personalidad por entero, fue como vaciar mi ser en un ánfora etrusca o en una estatua antigua para que adquiriera vida.

¿Cómo concibes idealmente a un autor para niñ@s?


Como una persona capaz de percibir intensamente la belleza del mundo. Alguien convencido de una de las enseñanzas socráticas más profundas: que su pensar coincida con su hacer y su decir. Alguien que haya pasado por el sufrimiento y que conserve la ilusión y la esperanza. Alguien que sea siempre capaz de enamorarse de la vida. Y que esté dispuesto, como en el verso de Alberti, siempre a ver sirenas.

¿Reconoces en tu estilo alguna influencia de autores clásicos o contemporáneos?

Cuando más libre y feliz me encuentro escribiendo es al recrear el estilo épico griego. Utilizo los epítetos y el recurso in media res de manera muy natural. De los modernos, la escritura de Marguerite Yourcenar, que descubrí a los veinte años, es siempre una estrella que guía mi navegación a través de los textos.

¿Cuáles fueron tus lecturas de niña?

Yo estaba hambrienta de mitos y los descubrí en forma de libros. Los clásicos de la gran literatura. La Ilíada, la Odisea, Las Mil y una Noches, las historias del rey Arturo, los Nibelungos. La primera novela que me fascinó, a los 9 años, fue Quo vadis?, de Sienkiewicz. También fui fanática de Julio Verne, Salgari, Mark Twain, Dumas, Hugo, Charles Dickens. Y gracias a los gustos de mi abuela, y a sus libros, a los 10 años paladeaba la prosa modernista del mexicano Manuel Gutiérrez Nájera y me aprendía sus versos de memoria.

¿Quién es tu héroe de ficción?
¡El Corsario Negro!

¿Quién, tu villano?

El cardenal Richelieu en Los Tres mosqueteros

¿Cómo insertas tu obra en el panorama actual de la literatura infantil mexicana?

Mi aportación a la literatura infantil y juvenil mexicana tiene dos vertientes: la novela histórica para jóvenes y la llamada poesía para niños. En ambas he podido llegar —y muy rápidamente, lo que me sigue asombrando— a un público generoso —sí, los niños, pero también los maestros y los padres de familia— a través de los conductos que en México se han creado para hacer llegar el libro y la cultura a la mayor cantidad posible de lectores. Me refiero concretamente a las Bibliotecas de Aula, también llamadas Libros del Rincón, que han dotado de libros a las escuelas públicas de todo el país. Yo amo profundamente a México y una de mis principales pasiones es entregar a los niños este amor, amor por las raíces mesoamericanas, por la cultura hispanoamericana, por la tierra, el cielo y el mar, por las lenguas indígenas, por el tiempo sagrado de los antiguos mexicanos, que sigue presente en el siglo xxi, pero hay que saber escuchar, como la canción de una sabia caracola.

¿Qué es lo que te enciende emocionalmente-creativamente?

Me entusiasma establecer conexiones, entre tiempos diferentes, entre personas lejanas, entre cultura distintas. Esta especie de alquimia es posible gracias a la literatura. En muchas de mis obras coexisten los tiempos: la antigüedad, el presente… y encuentro mucho sentido al relacionarlos de esta manera. También me emociona muchísimo dar a conocer la obra literaria de creadores actuales y ayudar para que un libro de un autor de un país sea publicado en otro. Esto me hace más feliz que publicar mis propias obras.

¿Qué es lo que te desanima?


La excesiva y acrítica entrega de tantas personas inteligentes a las redes sociales y que estas se hayan convertido en la referencia de casi todo, que algo valga simplemente porque está en facebook o se tecleó en twitter me parece penoso.



¿Qué atributos morales piensas que debe portar consigo un buen libro infantil?


Los cuatro trascendentales de la filosofía clásica: Unidad, Verdad, Bondad y Belleza. Decía Jung también que los niños necesitan mitos. Y el mito es precisamente esa verdad profunda que se comunica en un lenguaje imaginario.

Aparte de tu profesión actual, ¿qué otra cosa te hubiera gustado ejercer?

Uno de mis sueños ha sido la Arqueología. También me gustaría ser políglota —conozco algunas lenguas pero no a profundidad. Y como sueño dorado, dedicarme a realizar tragedias griegas.

¿Qué profesión nunca ejercerías?

Contabilidad, con perdón de los contadores, que son muy necesarios para que este mundo funcione.

¿Podrías opinar de la relación autor-editor?

Yo estoy muy agradecida con todos los editores de mis obras. Cada proceso ha sido muy enriquecedor para mí, he aprendido muchísimo no solamente de aspectos editoriales, sino de humanidad, de existencia. Escribir un libro es una soledad, editarlo es una compañía. En mi caso, he encontrado la más hermosa, pura y noble amistad en mis editores, en particular en uno de ellos, de quien puedo decir la hermosa definición clásica de amistad: somos un alma con dos cuerpos… y muchos libros por venir.

Al revisar tus libros advierto que hay, de una parte, la intención más que evidente en hurgar en documentos antiguos, misterios soterrados de la historia, a la vez que de manera genial los conectas al presente, mientras que de la otra existe una vuelta a la mítica de las hadas, ¿qué te motiva a escribir así?
¡Qué pregunta más hermosa! Me motiva mi amor por el misterio, por ese lugar que mencionaba más arriba, donde está todo lo bello que podemos ser, toda la esperanza que podemos tener, toda la luz que nuestra oscuridad apetece. ¡Pues mientras haya un misterio para el hombre, habrá poesía! Y en esta formulación becqueriana, son las hadas ese rayo de luna, esa sabia inocencia de ruinas y bosques, esa magia que nos sigue de niños y que podemos conservar durante toda nuestra vida para que siempre en ella, haya poesía.

¿Te sientes más cómoda en narrativa o en poesía?

En narrativa. Mi poesía o la poesía que he escrito, es más bien un homenaje a los grandes poetas que admiro. Soy mejor recitadora de poesía que poeta yo misma.

¿Qué libro sientes te falta escribir?

Quiero escribir un libro sobre Quetzalcóatl y que este libro pueda transmitir la grandeza espiritual del hombre-dios-planeta-rey.

¿Existe un libro preferido entre los que has escrito? ¿Alguno que signifique algo muy especial?
La serie de los Discos del Tiempo es muy especial para mí, porque no es una historia cerrada, sino un proceso que continúa. Porque al escribir la serie —que sigo— he vivido experiencias que solamente pueden calificarse como mágicas, que me entregan el sentido de mi vocación de escritora, esbozada en la infancia: estar cerca, cada vez más cerca, de la dimensión sagrada de la realidad.

Si tuvieras que salvar solamente diez libros de un naufragio ¿cuáles escogerías? ¿Alguno de los que has escrito?

De los míos, ninguno, porque así podría volver a escribirlos de manera diferente y vivir de nuevo la deslumbrante aventura. Y de los libros que amo y de los que he hablado, tengo la memoria tan llena de ellos que forman parte de mí. ¡Pero no soportaría ver hundirse La Divina Comedia, ni las aventuras del ingenioso hidalgo Don Quijote, ni las noches de Scherezada, ni la poesía de García Lorca!

Sé que en ti conviven varias pasiones artísticas, además de la literatura, ¿qué me podrías decir de ello?
Que has escogido muy bien la palabra: pasiones. El flamenco ha sido la gran pasión de mi vida, como arte de duende y desgarro que es, como reminiscente de los cultos mediterráneos de los que he podido hablar en mis novelas. Creación en acto, amor, vida, muerte, sangre, instante hiperestesiado, el del flamenco es el ambiente en el que he entrevisto al Espíritu. Mi otra pasión es la poesía, el decir poemas, el poner mi voz, convertirme en instrumento de eso misterioso que ocurre en las palabras vertidas por el poeta. Esa energía, surgida en el silencio, que en la voz se hace sonido y agita el mundo, lo conmueve. Esto para mí se ha convertido en una especie de religión y en una vocación asumida, particularmente con la obra de algunos poetas contemporáneos españoles y cubanos, que independientemente de que sean mis amigos y los aprecie mucho, la relación que tengo con sus obras es de intercambio de naturalezas, yo me he convertido en esas palabras y esas palabras me han elegido para ser dichas.

¿Podrías decirme qué otra palabra te hacen evocar cada una de estas?

Amor: Dios; Sol: Amor; Eternidad: Mar; Cielo: Libertad; Disco: Destino; Azteca: Renovación; Infinito: Paz; Tiempo: Libertad; Canon: Poesía.

Conociendo que vienes pronto a Cuba, donde ya se conocen dos libros tuyos, uno para pequeños y otro para jóvenes, ¿podrías decirme qué significa este país para ti?

Cuba es además de mi otra patria y el lugar de la amistad y la poesía, la promesa constante de que existe un mundo mejor, donde los sueños persisten y se mantienen de pie mirando al horizonte inagotable. Para los de tierra adentro, como yo, el mar sabe a arquetipo y siempre llegar a sus orillas es una iniciación. La expectativa de ver los rostros de amigos entrañables con quienes he compartido poesía y esperanza y libros y sueños me colma de felicidad en estas vísperas de mi viaje.



Tag : ,

Libros de Enrique Pérez Díaz


OBRA PUBLICADA:

La vieja foto, Colección Valle, Bejucal, 1987.
El hada y su viejo rey, Ministerio de Cultura, Cuba, 1990.
Agatha en peligro, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Aventura nocturna, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
La perla azul, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Fuego, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
El beso del mar, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Misterio en la biblioteca, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Fantasmas asustados, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Intriga en Torre Penjing, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Porcelana de Cantón, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Misterio de los almohadones desaparecidos, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Se ha perdido un sombrero, La Habana, Editorial Capitán San Luis, 1990-1993.
Mensajes, Ed. Abril, 1991.
La sombra y su árbol, Ed. Extramuros, 1993.
El último deseo, Ed. Letras Cubanas, 1994.
La máscara de las brujas, Col. Papeles de La Rosa Blanca, Ed. de la Sección de Literatura Infantil de la UNEAC.
¿Se jubilan las hadas?, Editorial Gente Nueva, 1995.
La canción de los mininos, Col. Papeles de la Rosa Blanca, Ed. de la Sección de Lit. Inf. de la UNEAC.
Inventarse un amigo, Editorial Gente Nueva, La Habana, Cuba, 1998. Reimpresión 2003.
País de unicornios, Ediciones Unión, La Habana, Cuba, 1998.
Escuelita de los horrores, Ediciones Unión, Cuba, 1999
Cuando llegan las cigüeñas de París, La Habana, Ed. Abril, 2002
Adiós infancia (Poesía), Matanzas, Ed. Vigía 2002.
Las hadas cuentan, selección, Santiago de Cuba, Ed. Oriente, 2002.
Las golondrinas son como el mar, Santiago de Cuba, Ed. Oriente, 2003.
Y si las brujas te salen, Pinar del Río, Ed. Cauce, 2004.
Los gatos del papel, Guantánamo, Ed. El mar y la montaña, 2005.
La nube que llovía cuentos (Ant. Cuentos Brasil), Editorial Gente Nueva, La Habana, 2005.
La leyenda del unicornio, Matanzas, Editorial Vigía, 2005.
El cuento de nunca acabar y otros misterios (Antología de cuentos policiales para niños), La Habana, Ediciones Unión, 2005.
El fantasmita que no asustaba, La Habana, Ed. Gente Nueva, 2005.
Cuentos para inventarse un vuelo, (Ant.) Libro Papirola, La Habana, Comité Cubano del IBBY, 2005.
El terrible sobrino visita a la tía misteriosa, La Habana, Ed. Unicornio, 2005.
En el corazón del tiempo (Ant.), La Habana, Ed, Gente Nueva, 2005.
El bolsillo mágico (Ant.), Matanzas, Ed. Matanzas, 2005.
Mensajes, Bayamo, Ed. Granma, 2005.
Alguien viene de la niebla, La Habana, Ed. Gente Nueva, 2006.
Brujitas en apuros, Pinar del Río, Editorial Cauce, 2006.
Monstruosi, La Habana, Ediciones Unión, 2da reimpresión, 2006.
Misterios gatunos, La Habana, Ed. Extramuros, 2006.
El fuego sagrado (entrevistas a autores para niños), Guantánamo, Editorial El mar y la montaña, 2006.
América cuenta, Santiago de Cuba, Editorial Oriente, 2006.
Cuentos a caballo (Antología), Pinar del Río, Editorial Cauce, 2006.
Siempre azul, Santa Clara, Cuba, Editorial Sed de Belleza, 2007.
Gato de estrellas, La Habana, Gente Nueva, 2007.
Un libro con muchos gatos, La Habana, Ediciones Unión, 2008.
48. Aventuras en el valle de las tortugas azules, La Habana, Ediciones Unión, 2008.
49. La dama del ocaso, La Habana, editorial Gente Nueva, 2008.
50. Princesas para un cuento, La Habana, Editorial Unicornio, 2008.
51. La vieja foto, Santiago de Cuba, Editorial Oriente, 2008.
52. Un elefante perdido, La Habana, Ediciones Extramuros, 2008.
53. Los increíbles piratas del barco de vapor/ El niño que venció al miedo, La Habana, Editora Abril, 2009.
54. Los escritores somos vampiros de historias, Pinar del Rio, Ediciones Cauce, 2009
55. Tiempo de amar, Ediciones Aldabón, Matanzas, 2009
56. Antología de los Premios Andersen, La Habana, Editorial Gente Nueva, 2009
57. ¡Mucho mas cuento!, La Habana, Ediciones Unión, 2009
58. Cuentos populares rusos, La Habana, Ed. Gente Nueva, 2010
–El último deseo, La Habana, Ediciones Unicornio, 2010
–Vestida de mar y otros cantos de sirena, La Habana, Ediciones Unión, 2010


EXTRANJERO:


61. Minicuentos de hadas, Mensajero, Bilbao, 1992.
62. La Gran Fiesta de los Bichos, Kodansha, Japón y SITESA, México,1992.
63. Inventarse un amigo, Desclée de Brouwer, Bilbao, 1993.
64. Sombras del circo, Ibaizábal, Bilbao, 1994.
65. Mensajes, Elkar, Bilbao, 1995.
66. El último deseo, Mensajero, Bilbao, 1995.
67. El (des) concierto de los gatos, SITESA, México, 1995.
68. Los extraños oficios de abuela bruja, Desclée de Brouwer, Bilbao, 1996.
69. El payaso que no hacía reír, SEP–Tané, México, 1997.
70. Inventarse un amigo, La Galera, Barcelona, España, 1997.
71. Entre brujas vuela el cuento (Ant.) Miraguano, Madrid, España, 1998.
72. A favor de nuestros gatos (Ant.) “ “ “ , 1999.
73. El niño que conversaba con la mar, EDEBE, Barcelona, 1999.
74. Monstruosi (Coedición) Colección Dienteleche, Ediciones Unión–Comisión Permanente Feria del Libro República Dominicana, 1999.
75. Micifúz y Minino son grandes amigos, Colección El Barco de Vapor, Ediciones SM, España, 2000.
76. El payaso que no hacía reír, (en libro de lectura) McGraw Hill, Estados Unidos.
77. Leyendas de los últimos unicornios (Ant.personal), Miraguano, España, 2001
78. Las cartas de Alain, Madrid, Col. Sopa de Libros, Ed. Anaya, 2001.
79. Los Pelusos. Cuentos. Policíacos, Ciudad México, Ed. Alfaguara, 2001.
80. Minino e Micifuz, Milán, Ed. Adriano Salani, 2002.
81. Los Pelusos. La pintora solitaria, Ciudad México, Ed. Alfaguara, 2002.
82. Mitos y leyendas de los taínos. Antiguos pobladores de las Antillas, Ed. Miraguano, Madrid, 2002.
83. Desván de América (Ant.), Madrid, Ed. Miraguano, 2003.
84. El niño que conversaba con la mar, Nueva York, Hougthon Mifflin, 2003.
85. Gato de estrellas, México, Tané-SEP, 2003.
86. Romeíto y Julietona, México, Fernández Editores, 2003.
87. El baile de los tres diablos, Colección Cueva Munda, Oruro, Bolivia, 2003.
88. El botín de los piratas, Ed. INS Ángel Mendoza Justiniano, Oruro, Bolivia, 2003.
89. Fábulas de antes para contar siempre, Ediciones Internacionales Universitarias, Madrid, 2003.
90. El fantasma soñador y la princesa, Editorial Panamericana, Bogotá, Colombia, 2005.
91. Espigas blancas en el corazón del tiempo (Ant. en colaboración con Laura Antillano) Caracas, Venezuela, Casa Nacional de Las letras Andrés Bello, 2005.
92. Escuelita de los horrores, México D.F., Progreso, 2006.
93. Versos al Nunca-Jamás, Madrid, Ed. Anaya, 2006.
94. Cuando te llamas princesa, Caracas, Venezuela, Santillana, 2007.
95. Autores frente al mito del niño lector (Ensayos) Madrid, Ed. Anaya, 2007.
96. El rey y la corona sietepiedras, Madrid, Mc. Millan, 2007(castellano, 3 ed. catalán, gallego).
97. El camarón encantado. La vuelta al cuento infantil cubano en 80 autores, Pelotas, Brasil, 2007.
98. Letters from Alain, Londres, Aurora Metro-Press, 2008.
99. Amigo, mar, (My ocean) Toronto, Canadá, Grounwood Tigrillo, 2008.
100. Miedos de invierno, Madrid, Editorial Anaya, 2009.
101. Sergio quiere crecer, Barcelona, Sirpus, 2009.
102. La lectura, frontera invisible, Ecuador, Plan Lectura Eugenio Espejo, 2010
103. Cuando llegan las cigüeñas de París, Quito, Editorial Mantra, 2011


PROYECTO:
–Las aventuras del Ratón Pérez (Selección con Nerys Pupo), La Habana, Editorial de la mujer, 2012
-Las alas de la nostalgia, Matanzas, Ediciones Matanzas, 2012
-El mar no tiene color, Pinar del Río, Editorial Cauce, 2012


Biografía

ENRIQUE PÉREZ DÍAZ (La Habana, 1958) Escritor, periodista, crítico, investigador y editor.

Ha ganado diversos premios como “La Edad de Oro”, “Pinos Nuevos”, “Ismaelillo”, “Abril”, “Premios Especial Abril 2001” y “Romance de la niña mala” por el conjunto de su obra para niños, “Premio Aniversario del Triunfo de la Revolución” del MININT y “La Rosa Blanca” de la Sección de Literatura Infantil de la UNEAC, categoría de finalista del “EDEBE” de España en 1997 y del Premio Iberoamericano para Leer el XXI, de IBBY, en el 2001, por sus libros de cuentos y novelas para niños, que discurren en el mundo de hoy y sus temas candentes, aunque apuestan por la fantasía, la ilusión.

En 1997 su proyecto de investigación y ensayo Presencia femenina en la narrativa infantil y juvenil cubana mereció el “Premio Razón de Ser”. Entre otros, ha publicado Inventarse un amigo (1993, 1997, 1999), Minicuentos de hadas (1992), El último deseo (1994, 1995), Sombras del circo (1994), La sombra y su árbol (1993), El niño que conversaba con la mar (1999), La gran fiesta de los bichos (1992), El (des)concierto de los gatos (1995), Mensajes (1991, 1995), Los extraños oficios de abuela bruja (1996), País de unicornios (1999), Monstruosi (1999), El payaso que no hacía reír (1997), ¿Se jubilan las hadas? (1995), Minino y Micifuz son grandes amigos (2000), Las Cartas de Alain (2001), Cuando llegan las cigüeñas de París (2002), Adiós, infancia (2002), la serie policíaca de los Pelusos –entre 1989 y el 2001– y Escuelita de los horrores (1999), así como las antologías ¡Mucho cuento! (1998), Cuentos sin edad (1999), Entre brujas vuela el cuento (1999), A favor de nuestros gatos (2000), Cazador de sueños (1998), Cuba for kids (1997), Leyendas de los últimos unicornios (2001) y Cuentos infantiles (1997).

Su obra se estudia en programas escolares de Estados Unidos, España, Argentina, México, Martinica y República Dominicana y está traducida al inglés, portugués, japonés, alemán, euskera e italiano. Preside desde 1993 la Sección de Literatura Infantil de la UNEAC y es vicepresidente del Comité Cubano del IBBY. Sus artículos y ensayos sobre literatura para niños han aparecido en diarios y revistas como Revolución y Cultura, Unión, Ámbito, Perfiles, La Gaceta de Cuba, En julio como en enero (Cuba), Amigos del libro, Peonza, Acción Educativa y Alacena (España), Revista Latinoamericana de Literatura para niños y Hojas de Lectura (Colombia), La Mancha e Imaginaria (Argentina), Vagón literario (Alfaguara de México) y Bookbird (Revista del IBBY Mundial), de la cual es el Editor Asociado por Cuba.

Ha viajado por el Caribe, Latinoamérica y Europa impartiendo conferencias o como cuentacuentos y en 1998 su proyecto de investigación sobre los Premios Hans Christian Andersen le mereció una Beca en la Internationale Jugendbibliothek de Munich, Alemania.

Información tomada de Zurgai

Gente Nueva

Sueños para contar: un nuevo proyecto de Gente Nueva en Cuba



El Centro Cultural Dulce María Loynaz le invita al espacio Sueños para Contar. Un espectáculo diseñado para pasearnos por la poesía, fábulas, cuentos de diferentes temáticas, convirtiendo al público espectador en personajes de las historias que se narran, guiados por la actriz Yumié Rodríguez. Con sede en la Sociedad Cultural José Martí y en la editorial Gente Nueva, el Proyecto infantil, tiene como objetivo contribuir a fomentar en niñas y niños, los valores sociales, humanos, éticos, solidarios y ecológicos, así como promover la integración familiar incidiendo en los buenos hábitos de conducta e incitando al conocimiento de la literatura tanto cubana como universal a partir del pensamiento de José Martí.

Los esperamos el próximo 18 de julio a las 10:00a.m., en el propio Centro, sito en calle 19 esquina E, en el Vedado. La entrada es libre.

Guardián de ilusiones

Fuente: La Jiribilla

ENRIQUE PÉREZ DÍAZ

Guardián de ilusiones
Lisandra de la Paz • La Habana, Cuba
Fotos de Archivo


Allí, en la Feria Internacional del Libro Infantil de Bolonia, en Italia, se hizo oficial la noticia. Enrique Pérez Díaz, el periodista, el crítico, el investigador, el editor, el director de la Editorial Gente Nueva, el escritor de muchos de los libros de infancias miles, integra la nómina del jurado de la próxima edición del premio que se concede, cada dos años, a un escritor y a un ilustrador como reconocimiento a una contribución duradera a la literatura infantil y juvenil, el Premio Hans Christian Andersen.

Minicuentos de hadas; La gran fiesta de los bichos; El (des) concierto de los gatos; País de unicornios; Monstruosi; Las cartas de Alain; El payaso que no hacía reír; ¿Se jubilan las hadas?; Minino y Micifuz son grandes amigos; Escuelita de los horrores; El fantasma soñador y la princesa; Cuentos a caballo; y Los escritores somos vampiros… de historias, todos títulos de este autor incansable si se trata de hacer feliz a los niños, han sido algunos de los libros que avalan su trayectoria. En algunos casos, han sido textos publicados por editoriales cubanas; en otros, por extranjeras, y traducidos a varios idiomas.

Enrique Pérez Díaz, además, ha merecido premios como La Edad de Oro, Pinos Nuevos, Ismaelillo, Abril, La Rosa Blanca de la sección de Literatura Infantil de la UNEAC y la Mención Especial del Premio Iberoamericano Para Leer el XXI, de la Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY), de la cual es miembro desde el año 1993. A todos estos reconocimientos se agrega, a partir de ahora, esta nominación —Enrique es el primer cubano a quien otorgan tal comisión.

En la década del 90, comenzó a investigar acerca del Premio Hans Christian Anderseny, desde ese entonces, lo ha seguido muy de cerca. ¿Considera Enrique Pérez Díaz un reconocimiento por ese trabajo —y por su desempeño durante todos estos años dentro de la narrativa infantil— el hecho de convertirse en el primer cubano miembro del jurado del Andersen para su próxima edición?

Lo considero un reconocimiento y una prueba de confianza del ejecutivo internacional del IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil) y de la presidenta del jurado María Jesús Gil; y tengo que agradecer sin falta a Emilia Gallego, presidenta del Comité Cubano del IBBY, que siempre quiso que yo estuviera en esa organización a la que pertenezco desde 1993, y realmente fue ella quien hizo esta propuesta.

La investigación durante todo este tiempo alrededor del Premio avala, ciertamente, la inclusión en el jurado, pero igual hay muchas personas que conocen muy bien la literatura que se está escribiendo, que se está publicando en diferentes países del mundo, y no hay que ser un especialista en el Andersen para estar en el jurado, no es algo imprescindible. En este caso, coincidió que yo me había dedicado a estudiarlo desde el día en que leí un artículo sobre el Premio de Alga Marina Elizagaray en publicado en Revolución y Cultura. Me llamó mucho la atención, porque vi una serie de autores que, en aquel momento, yo apenas conocía, aunque mencionaba algún que otro que sí había leído. Me fui con verdadero interés y casi obsesión a buscar libros de estos autores en las bibliotecas y, efectivamente, allí estaban, pero nadie sabía que eran premios Andersen. Primero escribí un artículo en El Caimán Barbudo, y luego creé, en el diario Juventud Rebelde, una columna sobre autores contemporáneos, y muchos de los que incluí, por supuesto, eran de la nómina del Hans Christian Andersen. Eso ilustró de alguna manera a muchas personas de mi generación que empezaban a escribir, porque les fue dando, a través de esas obras, una perspectiva de los temas que se podían abordar; sobre todo cuando me referí a María Gripe, a Lygia Bojunga Nunes, a Tormod Haugen, autores que estaban de moda en aquel momento. Luego, han salido otros que se sitúan en diferentes líneas, y también en la línea que yo he dado a llamar “de la problematización” de la literatura para niños. Ese paso me puso en seguida en contacto con numerosos autores. Después, por razones de circunstancias, me eligen presidente de la Sección de Literatura Infantil de la UNEAC; desde donde estuve muy al tanto de todo lo que ocurría en la Isla, y a partir de ese entonces he estado leyendo muchos libros de los colegas que van surgiendo, y que he visto nacer en clases que he impartido…, sin embargo, nunca abandoné el Premio, siempre me mantuve actualizado.

Imagen: La Jiribilla
Con Lygia Bojunga Nunes en Cartagena (2000)


Existen autores ganadores del Andersen más contemporáneos que no conozco del todo porque tienen una obra poco traducida, pero sí me he dado a la tarea de buscarlos, de estudiarlos, de recopilar entrevistas, escritos de ellos mismos, discursos de aceptación de cuando recibieron el Premio, mensajes por el Día Internacional del Libro Infantil... En el año 2010, la Editorial Gente Nueva confeccionó una antología que se llamaAntología de los Premios Andersen, un panorama de todos ellos, y que además se concibió especialmente para su difusión en bibliotecas escolares. Y bueno, yo también había escrito, por otra parte, una historia de los Premios Andersen hasta ese momento, que ahora estoy rescribiendo, y ya una universidad está interesada en publicármela.

Realmente, el trabajo de jurado es muy gratificante, aunque tendré que leer bastante, y en otros idiomas —lo que es un reto—. Son 60 autores entre escritores e ilustradores de 34 países. Pero es un jurado más, que va a hacer lo mismo que hacen tantos otros en los que estoy al año, desde un Premio provincial, un Eliseo Diego, un La Edad de Oro, un Ismaelillo, el Casa… Un jurado más, aunque de otra envergadura. Sí creo que eso me va a acercar de alguna manera al Premio, a todo lo último que se ha publicado, para seguir estas investigaciones. Me he comunicado con autores que lo han recibido y es una experiencia muy bonita; son personas absolutamente sencillas, desinteresadas. Algunos han publicado en Cuba, como es el caso de Lygia Bojunga Nunes y Ana María Machado, las dos brasileñas, y el noruego Tormod Haugen, que por desgracia murió. Tengo asimismo contacto con varios de los nominados este año, incluso con el venezolano Fanuel Hanan Díaz, otro jurado. La obra que más conozco es la de la italiana Bianca Pitzorno que ha publicado bastante en Gente Nueva, y se ha traducido al castellano en muchos países, y la de la argentina María Cristina Ramos, porque es fácil conocer lo que se publica en el continente, sobre todo por los congresos de lectura que se hacen en Cuba.

Con James Krüss en Canarias


En la pasada edición, el Premio Andersen le fue otorgado por vez primera a una autora de habla hispana —latinoamericana además—, la argentina María Teresa Andruetto. ¿Qué importancia le concede a este acontecimiento, conociendo la tradición europea de la literatura infantil y de este Premio que se otorga desde el otro lado del mundo?

Tiene tremenda significación. María Teresa es una autora muy destacada y reconocida. En Argentina es muy difícil que uno tenga esas dos categorías juntas: destacado y reconocido, porque todos son buenos; es lo mismo que en Brasil o en Colombia, donde hay muchos autores interesantes. Ella, casualmente, estaba en Cuba cuando la postularon; y visitó un Congreso de Lectura. Es, además, una autora de nuestro catálogo; la Editorial publicó el Caballo de Chuang Tzu, que se está reimprimiendo, y ahora estamos por publicar otro libro: Benjamino, muy original, y que quedó muy bien ilustrado.

El IBBY, como política, ha ido ampliando sus fronteras para abrirse al mundo y para ir buscando que se represente, de verdad, lo que está ocurriendo en este género en todo el orbe, tanto en lo gráfico como en lo escritural. Cuando estudiamos la historia del Premio, nos damos cuenta que era un galardón muy europeo; pero lógico, la mayor parte de la tradición de la literatura para niños es europea, es anglosajona, es germana —y una rusa, que por razones obvias, de traducción, se ha quedado en otros sitios—. A esta tradición se le han ido sumando la presencia de latinoamericanos, de personas de la India, de África, de Asia… Hay, además, un miembro del jurado griego, una italiana, uno de Teherán, dos latinoamericanos…

¿Cree que se repita lo que sucedió en la edición 2012 y gane el Premio un autor latinoamericano?

Posibilidades tienen todos, incluso hay carreras literarias en Cuba que avalarían en algún momento recibir el Premio. La organización tiene, sin embargo, una política. Como es autofinanciada, son las secciones nacionales de cada país las que envían a sus candidatos; esto tiene un coste. Esta situación puede poner en desventaja a países menos favorecidos económicamente, aunque tengan políticas de difusión de la lectura... Históricamente han existido las barreras lógicas por las distancias geográficas, idiomáticas, de toda índole; incluso los japoneses que han apuntado tanto al Premio, han tenido solo un escritor ganador: el poeta Michio Mado y solo dos ilustradores: Suekichi Akaba y Mitsumasa Anno. Pero por la calidad de la obra, por el reconocimiento, incluso dentro del ámbito latinoamericano, hay numerosos autores del continente que pueden ser dignos candidatos, incluyendo los cubanos —aunque nunca antes se haya nominado uno, imagino por estas razones.

Con Katherine Paterson, La Habana, 2001


Existen otros dos premios Hans Christian Andersen, considerados alternativos. ¿En qué se diferencia este de los otros?

Este tiene el mérito de nominar autores e ilustradores de todas las partes del mundo, y no tiene un sentido comercial. Busca autores que con su obra hayan aportado a los principios de la organización, para fomentar el entendimiento, la valoración y el reconocimiento de la diferencia como algo existente, como algo que debe existir igual; el IBBY tiene ideales de paz. No se premia el libro más vendido ni el autor más publicado, sino el que refleje mejor los valores que promulga la organización.

¿Qué misión siente Enrique que le espera cumplir como jurado de este Premio?

En todos los concursos, cuando compito o valoro, siempre digo: “Que gane el mejor”, y en este caso tiene que ser el que refleje en su obra los ideales del IBBY. Este jurado está formado por diez personas, y habrá criterios muy distintos. Se supone que nos reunamos el año que viene en la Biblioteca de la Juventud, en Múnich, Alemania, y allí se entregará el Premio; por supuesto, antes podemos tener algún que otro intercambio, y los jurados defenderán, según su ética y credo literario, lo que entiendan que pueda ser el Premio en esta o aquella modalidad.

Aventuras de ratones en La Habana Vieja. La Jiribilla

Aventuras de ratones en La Habana Vieja

Lisandra de la Paz • La Habana, Cuba
Lunes, 6 de Mayo y 2013 (1:57 pm)
Fuente: La Jiribilla

Una asociación de amistad con los ratones —de los cuentos—, se creó en la Calle de Madera de la Plaza de Armas de la Habana Vieja, sitio habitual del espacio Sábado del Libro, en el que se presentó esta vez, bajo el sello de la Editorial de la Mujer, Las aventuras del ratón Pérez, una selección de cuentos, versos y fábulas de ratones de los autores Nerys Pupo y Enrique Pérez Díaz, con ilustraciones de Vicente R. Bonachea.

No sorprendió entonces cuando Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer, Nerys Pupo y Enrique Pérez Díaz, moderados por Magaly Sánchez, empezaron a hablar de ratones sin timidez alguna ante cámaras y grabadoras, porque eran los roedores el motivo del encuentro.

Magaly Sánchez apuntó que “las relaciones afectivas de los humanos con las guayabitas y los guayabitos, así como con sus cercanos parientes las inquietantes ratas, van desde el aullido de terror de la fémina que se sube a una silla cuando divisa a alguno de ellos, hasta el cariño y la simpatía que sienten los niños al son de historias y leyendas que protagonizan estos personajes, donde son casi siempre héroes o víctimas”.

Pero en este libro, el papel que asumen está bien claro, no importa qué forma literaria tomen en manos de grandes de la literatura, ya sean León Tolstoi, Lope de Vega o Julio Verne, así como escritores cubanos como Dora Alonso, Herminio Almendros o Ivette Vian, los ratones serán siempre protagonistas.

Incluso en el libro se versiona el final de un cuento muy popular como el de la Cucarachita Martina, que se casó al fin con Ratoncito Pérez y no con el chivo, el gallo o el perro, y en esta obra hasta tienen hijos, fenómeno que Nerys Pupo observa de manera interesante.

“Una singularidad del origen de esta familia de ratones, cucarachas y cucarratón se asemeja a la de los cubanos de hoy y es que esta refleja de alguna manera esa transculturación que muy bien nos explicó Fernando Ortiz y que se ha venido produciendo históricamente en nuestra cultura, lo cual ha influido en la formación de nuestra nacionalidad”, aseveró.

Por su parte, Enrique Pérez Díaz, declarado “gatero” luego de haber escrito varios relatos de gatos, afirmó que “en cuentos de gatos tiene que haber ratones”, por eso escribió en este volumen la historia para enamorados Luna y sombra, resaltando el poder reivindicativo del amor.

“Estamos poniendo en sus manos un tesoro”, agregó después de confesar haber disfrutado la confección de este libro como si fuera la primera vez.

Para que los que temen a los ratones dejen de lado el miedo y aprendan a amarlos —al menos en los cuentos—, se confeccionó este libro con el que, a decir de Magaly Sánchez, se anota otro triunfo la Editorial de la Mujer, “al recoger estas historias para el disfrute, en primer lugar, de los niños de la Enseñanza Primaria, lo que le asegura al título lectores rápidamente renovados y éxito de librerías”.
Tag : ,

- Copyright © Algo de magia - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -